Reiki

El Reiki es Energía Universal. Desde un punto de vista científico, desde la física cuántica, se puede decir que Reiki conecta con el vacío cuántico y se obtiene su energía, es decir luz pura al 100 %. La imposición de manos, es tan solo una de las técnicas usadas en Reiki para canalizar la energía y dirigirla allí donde sea necesario. La palabra Reiki ya no es extraña en nuestra sociedad, y son muchas las personas que han encontrado en su práctica, la solución a sus problemas de salud y un camino hacia la felicidad. Reiki nos conecta directamente con la Fuente de la que emana la Energía de la que todos somos parte, el Amor Eterno, Divino y Universal que nos une a todos, y nos permite disponer de esa energía , para sanar nuestras vidas y cumplir así con el plan divino establecido.

Podemos entender el Reiki como una terapia vibracional, y por otro lado como una forma de entender y orientar nuestras vidas, creciendo y evolucionando constantemente hacia las altas frecuencias de la Luz.

SESIONES DE REIKI

Los tratamientos se dividen en sesiones, se aconsejan 4 sesiones de Reiki por tratamiento, pero puede variar de una persona a otra.

Cuando vengas a tu sesión, ven con ropa cómoda y abrigada (para no sentir frío después de la sesión). Si estás tomando medicación, no influye para nada en los tratamientos de Reiki y nunca aconsejamos cambiar o modificar los consejos de un médico. De hecho, puede ser que te indique un chequeo médico rutinario si hace tiempo que no te haces ninguno.

Te recomendamos que comentes a las personas a tu alrededor que vas a recibir un tratamiento de Reiki, ya que los cambios que experimentas a menudo los notan también los demás. Si te ven más tranquilo y relajado, ¡muchas veces querrán saber el porqué!

Los tratamientos se hacen en bloques de 4 sesiones, ya que Reiki suele actuar de forma progresiva y los cambios se aprecian normalmente a partir de la segunda o tercera sesión (aunque muchas veces hay una mejoría a partir de la primera sesión). Es suficiente una sesión por semana, aunque en casos de dolores crónicos se pueden aumentar a dos por semana para el primer tratamiento.

En casos de estrés, insomnio y problemas nerviosos, normalmente un tratamiento de 4 sesiones es suficiente para ver mejorías, pero algunas dolencias de origen físico pueden necesitar más.

Es importante saber que cada persona es un mundo. Los tiempos son orientativos ya que algunas personas notan mejoría o desaparición de la dolencia en pocas sesiones, mientras otras necesitan más tiempo.